Siempre nos quedará la tele

Mi casa blog llevaba cerrada una temporada, así que he tenido que abrir las ventanas, airear, limpiar y renovar, cuanto apenas, la decoración, que no estamos para gastos

En todo este tiempo han pasado muchas cosas en el mundo, que va de mal en peor. ¿Dónde vamos a llegar?, como decía mi abuela…

PalomarEn la tertulia del martes de Gestiona Radio Valencia, en el programa de Ramón Palomar, “Abierto a Mediodía”, se nos “coló” un invitado de lo más interesante, Eduardo LLoret, analista de cooperación al desarrollo, relaciones y conflictos internacionales, que ahora vive en Inglaterra y al que le cedimos gustosamente la mitad de nuestro espacio. Tras él, con el alma encogida, creí más que nunca en la necesidad de hacer, participar, ver y defender la televisión y su programación.

Y es que desde hace un tiempo vivo con una sensación de apocalipsis catastrófica irreversible, y el punto álgido fue escuchando a Eduardo .

A nivel global, tropas rusas en Crimea, Europa contra Rusia, EEUU con Irak?, aviones derribados, muertes, asesinatos, amenaza islámica extendiéndose por el mundo, masacre de palestinos (seres humanos de todas las edades) en Gaza , muertes y más muertes por asesinato, treguas rotas, odio, ambición y codicia por trozos de tierra, religión, gas o petróleo, qué más da… Muros mortales para aislarnos de sus miserias e impedir la entradas de otros seres humanos, pateras que se hunden y ahogan a desesperados en busca de dignidad y auxilio.. Pero queda tan lejos…

Cerrando el círculo no mejora la cosa. Muchísimos responsables delegados de salvaguardar nuestra supervivencia y bienestar, que no es más que alimentos, hogar, salud, educación (cultura) y trabajo, ya tienen suficiente con robar a los ciudadanos todo eso. Urdanagarin, Bárcenas, Pujol, Roca, Julián Muñoz, Díaz Ferrán, Chaves, Mata, Fabra.. He leído que hay 1.700 causas de corrupción y más de 500 imputados, pero sólo unos 20 cumpliendo condena.

20070426034904-homer-tvY mientras tanto, parece que la naturaleza se revela, agitándose con terremotos, ébolas, enfermedades incurables, ciclogénesis (nueva palabra incluída en el diccionario de la RAE) explosivas, inundaciones y demás manifestaciones de la tierra, mar y aire que diezman poblaciones…

Y por eso uno, en la intimidad de su casa, en reducto seguro y feliz, intentando salvaguardar los valores por los se supone que hay que luchar para entrar en la nueva arca de Noé, sobreviviendo a uno mismo, que ya es, la tele se convierte en un búnker, un refugio donde desocupar las mentes, aliviar tensiones, soñar, dejar de elucubrar y aislarse de una realidad que a veces no mola.

Así que animo a TVE, Mediaset y AtresMedia a seguir en esa “guerra” de audiencias tan feroz, que tanto entretenimiento produce, fabricando series, ideando nuevos programas, comprando grandes formatos… para que cada uno, mando en mano, encuentre un escape.