Archivo de la etiqueta: george Clooney

Misión cumplida Mr.Clooney

Ya sé que han pasado 4 o 5 meses, pero como tenía desatendido mi blog, por remodelaciones, no quiero volver a él sin dejar de hablar de un objetivo cumplido que era más una ilusión fantástica que meta alcanzable. Pero ocurrió, por las casualidades de la vida, y tal y como lo tenía imaginado, sin idealizaciones, que cada cual en su sitio, pero con la aquiescencia, complicidad,  química  y trato que yo sospechaba, aunque fuera sólo unas horas y aunque hoy él ni lo recuerde.

La primera vez que me acerqué a esa oportunidad, sabiendo que es casi imposible que surja en la vida y mucho menos que se repita, fue durante el rodaje de Tomorrowland en Valencia. George Clooney venía a mi ciudad. 19-05-2015. Comunidad Valenciana. Valencia. Presentación de Tomorrowland en la Ciudad de las Ciencias. Fotografia: Txema Rodriguez

Yo, que he viajado en numerosas ocasiones a Los Ángeles, donde me muevo con gente del cine, en bares que él frecuenta, comprado en el supermercado que él compra o pasando muy cerquita de su casa, jamás jamás hubiera imaginado que acabaría sucediendo en mi propia ciudad.

Bueno, como decía, en ese mes de febrero en Valencia, a unos metros del set de rodaje en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, sentada en un banco de los Jardines del cauce del río, me dieron una noticia que superaba en importancia y valor por derecha e izquierda a la posibilidad de poder entrevistar o conocer a George. Así que me olvidé de él de sopetón. Las fantasías son para cuando tu mundo real te deja ese espacio para soñar. Y seguí con mis cositas sin lamentarlo.19427_10205221116459923_2625108361553013707_n

Pero un año y medio después, se estrenó la película de Disney en Valencia, y contra todo pronóstico yo estaba trabajando por una temporada en Mediterraneo TV, la única tele de ámbito autonómico que existe ahora en nuestra Comunidad Valenciana querida. Y además en un magazine, y para mas inri, me tocó cubrir a mí tooooodo el día de George en Valencia. Demasiadas coincidencias (jugaré a la lotería de Navidad).

1661914_10205235139210483_47162827095051461_n

Me armé de palabras en inglés, un micrófono y todo el morro y la desfachatez posibles (en estos casos si no te lanzas la primera con aplomo y sin contemplaciones no hay nada que hacer, porque son muchos los que en ese mismo y único momento pretenden lo mismo que tú).

Por la mañana rueda de prensa, el Hemisféric reunió a periodistas, reporteros, cámaras, tertulianos/as de todo el país, de teles nacionales, donde son dicharacheros, conocidos y reconocidos, algunas de edades insultantes, con largas pestañas,  otros realmente intG1432062898035eresados por el estreno Disney. Y también extranjeros de países vecinos como Portugal o Francia.

 

SnapShot(2)

Madre mía que difícil iba a ser esto… Así que me puse en primera fila. No hizo falta empujones, porque sorprendentemente, todos esos ingeniosos,  parlanchines, reporteros e informadores, retrocedieron unas cuantas butacas, probablemente intimidados por la situación: George Clooney y las maravillosas Raffey Cassidy y Britt Robertson, el director Brad Bird, que la verdad sea dicha, sólo por haber escrito y dirigido Ratatouille, ya impone, el traductor simultáneo, el marco imponente e incomparable y la trascendencia que siempre lleva consigo una superproducción millonaria de la factoría Disney. La cosa no era para menos.

Di la nota, pero de eso se trataba, de llamar su atención para poder hacer mi trabajo y de paso comprobar lo que yo figuraba. No sé quién dijo algo así como que  los grandes demuestran su grandeza por el modo en que tratan a los que son o tienen menos que él. Tan lejos, pero tan cerca..

Agarré el micrófono la primera. Pregunté a Clooney y aunque estaba pactado que sólo se podía formular una pregunta, hice una segunda a Bird… Con el consiguiente cachondeo de George (que después por la noche me saludó como la questioner de la mañana). Mantuve levantada la mano el resto de la rueda de prensa, pero ya no me dejaron. Muchos eran los periodistas.SnapShot(4)

SnapShot(5)

Y llegó la noche del estreno. Yo me había pasado el día editando en la tele las imágenes de la mañana, por lo que mi atuendo era el mismo. Ya se sabe que en televisiones locales uno se lo hace prácticamente todo. Muchos de los demás colegas se habían puesto sus galas. Las teles y agencias nacionales tenían lugar preferente en el cubículo cerrado con catenaria desde donde cubriríamos el paso de equipo de la peli y donde se pararían un minuto a contestar una pregunta. Y de nuevo conseguí ser la primera en meter el micrófono y soltarle un rollo en mi inglés patatero a cada uno de ellos. Me quedé pasmada cuando todos me saludaron efusivamente, recordando la mañana divertidos. Qué requetemajos.


Profesional impresionante, caballero, y listo como el hambre, George Clooney era reclamado por las chicas de prensa de Disney (que hacían divinamente su trabajo) que no permitían más de una pregunta y le apremiaban para que siguiera el paseillo. Pero él,  muy amablemente, les pidió que le dejaran un rato conmigo, mientras a mi izquierda una enorme fila de cámaras, reporteros/as con micro en mano esperaban impacientes que llegara su turno.

Y les llegó, porque Clooney no decepcionó a nadie. Ofreció a todos lo que pedían, con una sonrisa, cercano pero distante. Y cuando ya se lo llevaban de la maraña de focos y flashes, me miró y me dijo: ¿How are you Lora?

 

Los dos reportajes emitidos en la tele, de rueda de prensa y estreno, los podéis ver en https://www.youtube.com/watch?v=y5C7evUwdtU  y  https://www.youtube.com/watch?v=eCn8Pzhqy5U

 

 

 

 

 

George Clooney, ahora o nunca

Cuando leí que en la Ciudad de las Artes y las Ciencias se iba a rodar parte de la nueva peli de Disney, Tomorrowland, me alegré muchísimo porque es una grandísima noticia para la promoción turística de Valencia, no tanto, supongo, para repescar profesionales en paro de la industria audiovisual, pues la major traslada al fin del mundo, si hace falta, el equipo necesario.

Pero cuando se me aceleró el corazón como si estuviera en el momento cumbre de una sesión de spinning fue cuando leí que era él, GEORGE CLOONEY, el que estará durante unas semanas a escasos metros de mí. Desde entonces vivo excitada, tanto en el sentido inglés como español de la palabra.

Ya había descartado cumplir esas fantasías en las que mi amigo Clooney y yo compartíamos cientos de cosas (y no sexuales, curiosamente, aunque será por aquello que he oído de su ambigüedad sexual) durante mis vigilias nocturnas previas a un feliz sueño.

George Clooney

Lo más cerca que había estado de él fue cuando, por la zona de Studio City de Los Ángeles, tomé una margarita en un corriente bar mexicano que él frecuenta. El camata en perfecto español nos dijo que había estado el día anterior ¡qué rabia!. O cuando me colé en una rueda de prensa que ofreció en una edición de la Berlinale por no sé qué peli. Sólo escuché y miré.

George Clooney no es bello, no es alto, no tiene un cuerpo ciclado, ni ya es joven… Es un tipo que bien podrías encontrarte jugando al baloncesto (que le gusta mucho) en el jardín de un adosado de una casa cualquiera, tomando unas cervezas a morro.

Es su voz, grave, profunda, clara, con unas tonalidades tan sexys que se te ponen los pelos de punta. Es su sonrisa, que si te la dedica te tiemblas las piernas. Y es, sobre todo, sus neuronas. Deben de ser preciosas, elegantes, con una conexión perfecta entre las dendritas y neuritas, a juzgar por su impecable trayectoria profesional, sin prisa pero sin pausa, su intachable acierto al elegir y desarrollar sus trabajos, su implicación solidaria y política, su sentido del humor (contrató a una modista para que metiera la cintura del pantalón de su amigo Matt Damon unos milímetros cada día, para desesperación del actor de Bourne que estaba a dieta para adelgazar rápidamente por una peli. Él no se lo tomó en cuenta. Hoy comparten Nespresso) , su elegante punto canalla, su increíble versatilidad más que demostrada (con varios Oscar y nominaciones como director, productor y actor). Y ser y hacer todo ello con una facilidad pasmosa, sin que le reste un solo momento para vivir la vida.

Yo jamás, excluyendo a Paul Newman al que casi, pero no, conocí, había sido fan de nadie, como lo soy de Mr. Clooney.

Es ahora o nunca. Y qué bonito sería, en mi ciudad natal, en esa primera vez de George en España.

Mi novio se ha mosqueado. Espero que llegue a tener motivos