Archivo de la etiqueta: seguridad social

LAS VENTAJAS DE CONTRATAR A MUJERES CINCUENTAÑERAS

La mujer a los 50, beneficios para el empresario

Yo creo firmemente que la mayoría de las mujeres (hay excepciones, también entre las de 20 , 30 o 40 años) alcanzan hoy en día a los 50 años su momento más productivo profesionalmente hablando.

No en vano se ha acuñado el nuevo término CINCUENTAÑERA que sustituye al peyorativo CINCUENTONA.

Y es que los tiempo han cambiado tanto que hoy la mujer a los 50 (siempre y cuando haya sabido seguir aprendiendo adaptándose a las exigencias del mercado) aporta a las empresas activos que ni de lejos pueden ofrecer las veinteañeras o treintañeras y, si me apuras, las de 40 (cuarentonas, ahora cuarentañeras, las nuevas treintañeras). 

 

 

 

 

 

La mujer a los 50 lo tiene todo hecho. O está casada hace muchos años con una relación estable, divorciada en una soltería independiente, placentera y valiente, o vuelta a casar, sin propósitos concretos, porque sí, porque lo desea sin más. Y sus hijos, ya universitarios o licenciados, vuelan solos gracias, en parte, a ella.

La mujer a los 50 está mentalmente en su mejor momento psicológico e intelectual. Ha aprendido mucho en la vida, le avalan una amplia experiencia emocional y un currículo extenso, que han forjado una personalidad firme, más libre y abierta que en su juventud. Sin miedos, sin vergüenzas, sin banalidades que le resten energías, sin estúpidos egos, celos o envidias.

Desprendida de las cargas familiares y emocionales, es cuando puede ofrecer su conocimiento, competencias, sentido común y criterio sin cortapisas, plenamente, al cien por cien. Y eso es oro puro.

 

Foto de www.diapordiamesupero.com

 

La mujer a los 50 físicamente está en plena forma. Se cuida. No comete excesos, no padece bajones emocionales, ya no compite con la juventud, ni necesita que le regalen el oído. No tiene miedo al fracaso (ya lo ha experimentado), ni que le quiten el puesto. Si eso ocurriera,  ese trabajo o equipo no le hubieran aportado lo que busca en la vida.

Su ambición es trabajar y vivir, aportar y emprender, aprender y disfrutar.

La mujer a los 50 no tiene recelo a que alguno se aproveche de ella, en todos los sentidos. Habla de tú a tú, de una manera clara. Es práctica y concisa. Y va directa y de frente a alcanzar los objetivos. Cuando trabaja produce al máximo, aprovecha cada instante de su tiempo , porque la vida, ella ya lo sabe, sí son tres días.

La mujer a los 50 no tiene vergüenza. Ha superado la mayoría de los miedos y saltado multitud de obstáculos . Y los que queden los franqueará con habilidad, táctica y técnica.

La mujer a los 50 tiene ilusión y energía, corre, sigue corriendo, buscando la meta (muy diferente a la marcada a los 20, 30 o 40), aportando lo mejor de si misma, que ha ido destilando a lo largo de la vida, dejando atrás lo inservible o superfluo.

Si a todos esos valores añadimos que la mujer a los 50 proporciona a la empresa  beneficios en la Seguridad Social y Hacienda, no sé a qué espera usted para contratarla señor empresario.