GRACIAS TITIRITEROS

Yo estoy siempre junto a los titiriteros. Les conozco. Los admiro. Me alimentan el alma, las emociones, los sentimientos.

En estos días son nuestra tabla de salvación contra la desidia y el aburrimiento. Me cuentan historias fantásticas, terribles, románticas, heroicas, de este mundo, de otros mundos, de mundos imaginarios. Me hacen reflexionar, reír, llorar. Me ponen los pelos de punta. Me dan fuerza, energía e inspiración.
Ojalá tuviera las cualidades para poder «autollamarme» TITIRITERA .
Porque yo no tengo la capacidad para desdoblarme en un muñeco y mimetizarme con el mundo que representa; ni la habilidad de comunicar un relato fantástico, con los gestos, las palabras, el cuerpo, la mirada… ni tengo varios registros de voz y sentido del ritmo (bueno, esto sí, un poco) para darle vida al muñeco que cada uno representa

Además de talento innato y vocación profesional para ser titiritero hay que estar entrenado físicamente, estudiar constantemente, tener fuerza de voluntad, aguante, mucho sacrificio y templanza…
Los principales inconvenientes con los que ha de enfrentarse todo titiritero son: el espacio reducido en el que ha de moverse y la capacidad mental y limitada inteligencia de las personas a las que se enfrenta.

No sé qué sería de mi sin vosotros
Gracias TITIRITEROS del mundo!!

(alguna descripción está sacada del wikipedia, que lo sepáis)